5105346956_4934e21ed7_z

Personajes de Star Wars. Foto de Dude of Lego bajo licencia CC-BY

Antes de ponernos en matería, haré un breve repaso del primer post de creación de personajes: Ya sabemos que tenemos dos tipos de personaje: redondos y planos. En función del tipo de historia necesitaremos unos u otros. Y si bien he sido crítico con el concepto de personaje plano, en esta ocasión os enseñaré claves para construir el más útil para nuestra historia.

Cómo crear un personaje plano

Los arquetipos están grabados a fuego en nuestro subconsciente. Lo que escribo a continuación tiene parte de los principales arquetipos jungianos de personaje. Existen de situación y de lugar, sobre los cuales ya profundizaremos en otra ocasión. Estos se ilustrarán con los personajes de una película que creo que todos hemos visto al menos una vez, con personajes icónicos y reconocibles: Star Wars.  El propio George Lucas ha reconocido que siguió los patrones de Campbell. Estos son algunos ejemplos que he escrito a vuelapluma:

Ejemplos de “personajes planos”

  1. El héroe: Suele ser el personaje principal de las historias. Siempre lucha contra sus miedos y demuestra valentía. Es aquel al que todos miran cuando hay que tomar una decisión, el clásico triple en el último minuto que se ha utilizado hasta en los anuncios de Nocilla. Puede que en un principio se niegue aceptar la “llamada”, pero no tardará en darse cuenta de que es el elegido. Se puede decir que es un personaje que cambia, aunque cambia sobre unos raíles tan rígidos que no podemos considerarle jamás un personaje redondo. (Luke Skywalker, Harry Potter, Frodo)
  2. El mentor:  Es quien indica el camino al héroe, el que dirige e inicia el que será su destino. Suele ser un viejo o erudito, y también es habitual que entregue algo al héroe que le será imprescindible. (Obi Wan, Dumbeldore, Gandalf)
  3. El hombre corriente: Es la voz al sentido común, el que aporta ideas que llevan a materializar un plan a priori imposible de hacer. Suele ser temeroso en contrapunto con el riesgo que siempre asume el héroe. (C3PO, Watson, Picaporte)
  4. El forajido: Es aquel que desafía las normas. No le gusta lo establecido, suele ayudar al héroe por estar en contra de la autoridad y a favor de la verdad, aunque en una primera impresión pueda parecernos alguien que solo mira por su interés. (Han Solo, Tapón de Indiana Jones)
  5. El bufón: Sólo quiere hacer reír a todos, ser gracioso. En ocasiones ni siquiera le sale a propósito, es más la impresión que nos da a nosotros como lectores. En ocasiones acaba teniendo un rol determinante en la historia. El punto alocado le otorga un valor temerario. (R2D2, Pippin).
  6. El gobernante: Obsesionado con el poder, es capaz de hacer cualquier cosa con tal de obtenerlo. Suele ser un antagonista. (Saruman, Lord Voldemort)
  7. El amante: Idealista amoroso. Su objetivo es que el bien y el amor reinen sobre todos, entendido desde el punto de vista afectivo. (Princesa Leia, Arwen)
  8. El villano: En muchas ocasiones es un héroe caído en desgracia. Es el principal opositor a que el héroe cumpla su objetivo, en ocasiones porque tiene el mismo deseo que él. También suele ser antagonista. (Darth Vader, Joker, Magneto)

Más información

Estos son lo más evidentes y los he llamado de la manera más reconocible, pero Carl Gustav Jung deja determinados muchos arquetipos que en ocasiones se combinan y en otras se separan para ser reforzados con varios personajes.  Dentro del héroe también habría que determinar las fases y los estados del mismo, pues tiene muchos matices…pero eso es otra historia.

Me permito recomendaros “El héroe de las mil caras” para tener un punto de vista más amplio al respecto.